Monumento Nacional Guayabo, Cartago

Monumento Nacional Guayabo
Monumento Nacional Guayabo
Share on Facebook
Comparta ese Tweet
Un misterio con miles de años de antigüedad espera su descubrimiento en el Valle Central de Costa Rica. El Monumento Nacional Guayabo, justo al norte de la ciudad de Turrialba, está situado en la exuberante ladera del activo Volcán Turrialba. Las oportunidades para explorar el monumento incluyen visitas guiadas, oportunidades educativas, camping y el mariposario.

Uno de los hallazgos arqueológicos más grandes e importantes en Costa Rica, el Monumento Nacional Guayabo, es probable que haya sido la residencia de aproximadamente 10.000 personas hace unos 3.000 años. La misión del monumento es proteger la exploración arqueológica del pasado, presente y futura salvaguardando los restos estructurales de esta antigua ciudad. Ya se ha completado una restauración importante y se promueve activamente la conciencia del período precolombino.

Pasado Misterioso

Las personas que visiten el monumento encontrarán las ruinas precolombinas más grandes que se hayan descubierto jamás en Costa Rica y hasta la fecha. Una gran ciudad alrededor del año 800 DC, los arqueólogos creen que este lugar fue poblado desde el 1000 aC hasta el 1400 dC. Sin ningún motivo conocido, la ciudad que muchos creen que fue un centro regional clave para la política, la cultura y la religión se convirtió de pronto en un paisaje desolado.

¿Que Pasó?

Nadie sabe qué llevó a la despoblación repentina de la ciudad antes de que comenzara el período de la colonización. Dos hipótesis populares son que una guerra o una plaga mató a la mayoría de la población. Solo la evidencia de la construcción de los residentes permanece en forma de montículos circulares, pavimentos de adoquines y acueductos sofisticados.

Perfecto para Explorar

Durante su visita, puede explorar la infraestructura de la ciudad y descubrir petroglifos y tumbas que fueron descubiertas por los arqueólogos en 1968. Los artefactos de valor incalculable que se encontraron durante la excavación han encontrado un hogar permanente en el Museo Nacional ubicado en la capital San José.

Hay aún más ruinas para ser excavadas en la ubicación del monumento que están rodeadas de exuberante selva. El ambiente fértil alberga una gran variedad de aves, como tucanes, así como armadillos, ardillas y coatís. Los servicios básicos para los visitantes, incluidos los baños, están disponibles en una estación de guardabosques en el lugar.

De Compras por Turrialba

En la cercana ciudad de Turrialba, un vibrante mercado local de agricultores está abierto todos los viernes y sábados. Si va al Monumento Nacional Guayabo en uno de esos días, aproveche la oportunidad de comprar con los lugareños. Gente de todas partes del área lo visita y se pone al día con las noticias mientras compra frutas y verduras frescas, así como productos hechos a mano, incluso quesos elaborados localmente. Esta es una gran oportunidad para probar productos locales que nunca había probado antes, así como conocer gente de la zona.

Visitando El Coloso

Cuando se encuentre en el área del Monumento Nacional Guyabo, asegúrese de tomarse un tiempo para visitar el Parque Nacional Volcán Irazú. El parque está cerca de la ciudad de Cartago y es fácilmente accesible desde San José. El volcán es llamado "El Coloso" por los lugareños y es el volcán activo más alto de Costa Rica. Las vistas desde su cumbre ofrece un panorama de los océanos Atlántico y Pacífico junto con el impresionante paisaje costarricense. Los visitantes que caminen por los senderos del bosque podrán ver colibríes, zorros y escurridizos búhos, así como exóticos armadillos.

En general, el área de Guayabo ofrece aventuras que seguramente intrigarán y deleitarán a todos los miembros de su grupo durante su viaje. El Valle Central de Costa Rica ofrece una variada selección de opciones de actividades que abarcan desde el entorno ecológico hasta el cultural. El misterio del Monumento Nacional Guayabo puede no resolverse pronto, pero puede pasar sus vacaciones relajándose mientras explora el rico paisaje, observando animales exóticos que viven en completa libertad, y disfrutando del rico tapiz cultural que es Costa Rica.