Isla del Coco, Puntarenas Norte

Share on Facebook
Comparta ese Tweet
Al visitar el Parque Nacional Isla del Coco en Costa Rica, tanto los habitantes de zonas rurales como los más citadinos quedarán sorprendidos por la aventura que les aguarda. La abundante vida silvestre y la exótica vida de aves y peces son sólo algunas de las atracciones que atraen a los viajeros que visitan esta hermosa y salvaje isla. La gran variedad de vida silvestre es extremadamente atractiva para los visitantes que buscan realizar tanto turismo ecológico como excursiones de aventura. Situada a 370 millas de la provincia de Puntarenas, esta joya de isla frente a la Costa Pacífica de Costa Rica es un mundo único. Este aislamiento magnifica la sensación de lejanía, pero al mismo tiempo es accesible y crea una oportunidad única en la vida para cualquier persona.

Marco Ecológico

El gobierno de Costa Rica ha trabajado incansablemente para proteger la flora y fauna de este hermoso parque nacional, a pesar de enfrentarse con deficiencias financieras y otros desafíos. Mientras que los cerdos, las ratas y las cabras han amenazado algunas de estas especies exóticas, las autoridades locales han estado luchando una batalla feroz y cuesta arriba para continuar protegiendo la vida silvestre. Esta zona tiene una enorme importancia biológica para el país, debido a la gran cantidad de especies variadas que residen en la isla. Por extensión, esta isla tiene importancia biológica para el mundo en general. Ecologistas y biólogos de todo el orbe han elegido al Parque Nacional Isla del Coco para explorar el funcionamiento interno de la naturaleza en su máxima expresión.

Peculiares Descubrimientos

Una caminata por el parque nacional es probable que exponga a los turistas a muchos tipos de vida silvestre que no son comunes en otros lugares. De hecho, la zona está repleta de animales que son tan raros, que no se pueden encontrar en ningún otro lugar del planeta. Bajo el mar, 270 especies distintas de peces y una aventura extrema de buceo ofrece una visión íntima y única de su gran variedad. Estos hallazgos excepcionales son descubrimientos convencionales en la fauna del Parque Nacional Isla del Coco. La flora fenomenal es exhibida por las 235 razas de las plantas que engalanan el paisaje de la isla.

Formación de Tierra

La transformación volcánica ha tallado acantilados y valles en el paisaje de la isla, creando un panorama espectacular. La ausencia de vida humana en la zona ha ayudado a preservar la impresionante composición de la isla. Esta falta de asentamientos humanos significa que no hay hoteles, albergues o cabañas para pasar la noche en la isla. Esto también significa que las vistas en la isla no están obstruidas por edificios de gran altura, cadenas hoteleras, etc. La intención es que la Isla de Coco siga siendo un santuario preservado para la vida silvestre y mantenga una visión limpia para los viajeros en busca de los secretos de la naturaleza.

Exploración Diurna

La isla es accesible exclusivamente por mar, y el viaje escénico hasta el punto de destino casi rivaliza con las vistas que se verán a la llegada. Los turistas que deseen visitar la isla son bienvenidos a hacer excursiones de un día para explorar. Los viajeros podrán descubrir los misterios del mar con una excursión de buceo. Estos turistas aventureros pueden explorar impresionantes cuevas submarinas. En la Isla del Coco, el buceo es uno de los pasatiempos favoritos. Los turistas podrán admirar las maravillas del mar mientras flotan por encima de la abundante vida marina.

Más que Flora y Fauna

Esta exótica guarida de plantas y animales ha sido a menudo comparada con las Islas Galápagos, su lejano vecino del sur. Separados por más de 700 kilómetros, comparten muchos rasgos comunes, incluyendo raras aves, impresionantes animales, y un ambiente maravillosamente salvaje. Dando un paso más allá de la escena de plantas y animales, los turistas encontrarán magníficas cataratas alrededor de este impresionante parque nacional.

La Isla del Coco es el sueño de cualquier fotógrafo. Parece que la isla siempre está lista para el objetivo de la cámara, en todas las direcciones. Desde los imponentes acantilados hasta las cavernas subterráneas, la Isla de Coco es un mundo alejado del entorno urbano cotidiano, y un gran escape para los viajeros de cualquier región.