Vea las coloridas carretas en Costa Rica

Share on Facebook
Comparta ese Tweet
La carreta, o carro de bueyes, es un símbolo de la artesanía con colores brillantes y un ícono de la cultura costarricense. Aquellos que buscan apreciar el verdadero lado artístico de Costa Rica disfrutarán de esta forma de arte única, y aquellos interesados ??en la historia y la mecánica podrán disfrutar viendo las carretas hechas de la manera tradicional.

Su Historia

El carro de bueyes o Carreta Típica se convirtió en un importante medio de transporte para los costarricenses que vivían en zonas rurales después de que se introdujo en el área alrededor de 1840. Los agricultores usaban carretas de bueyes para transportar valiosos cultivos como granos de café o caña de azúcar. La carreta fue valorada por su capacidad para maniobrar sobre todo tipo de terreno peligroso. A pesar del nombre, originalmente eran los seres humanos, no los bueyes, quienes tiraban de las carretas hasta que las cargas se volvieron demasiado pesadas. Quizás inevitablemente, a lo largo de los siglos, los automóviles y otros vehículos motorizados han reemplazado a la carreta como medio de transporte. Sin embargo, estas maravillas de la artesanía costarricense han ganado nueva vida como una forma célebre de obras de arte famosas en todo el mundo.

Símbolo Nacional

Si bien es cierto, las carretas típicas ya no se utilizan hoy en día como una forma de transporte, los artesanos que las construyen están dedicados a su oficio y se enorgullecen de su trabajo, y con buena razón. La carreta típica ha adquirido un significado simbólico, conmemorando las tradiciones de Costa Rica y la historia de la agricultura, y fue declarada oficialmente como símbolo nacional de Costa Rica hace 30 años. Los visitantes de Costa Rica pueden presenciar las carretas en toda su gloria tradicional durante el desfile "Día del Boyero", que se celebra en la ciudad de Escazú cada año el segundo domingo de marzo.
[Ad2]

De su Utilidad a su Arte

Las carretas ahora están decoradas con colores brillantes y diseños intrincados. Están pintadas en vivos tonos rojizos, naranjas, blancos y azules. A menudo cuentan con motivos florales, y las ruedas están adornadas con patrones de mandala. La belleza de la carreta no solo es visual, sino también auditiva. Los artesanos que diseñan carretas piensan en el sonido que hace el carro de bueyes cuando rueda por la calle y se esfuerzan por garantizar que el sonido sea agradable para el oído. Para ello, escogen minuciosamente las piezas de madera a partir de las cuales se fabricarán las ruedas, específicamente para ese propósito. Las ruedas consisten en dieciséis piezas de madera en forma de cuña dispuestas en círculo y unidas con un anillo de metal.

Dónde encontrar Carretas

Incluso si se pierde el desfile en Escazú, hay otros lugares en Costa Rica para ver carretas. De hecho, las carretas decorativas se pueden encontrar en diversas áreas en todo el país, en restaurantes u otras empresas. Quizás el mejor lugar para ir y ver carretas típicas es en Sarchí, un hermoso pueblo en la provincia norteña de Alajuela. Mientras están allí, los visitantes pueden ver la carreta típica más grande del mundo, según el Libro Guinness de los Récords Mundiales. Además, Sarchí es famoso por ser el hogar de muchas y de diferentes tamaños. De hecho, algunas carretas pequeñas están diseñadas específicamente para propósitos de decoración del hogar y están disponibles para que los turistas las compren. Sin embargo, antes de comprar, tenga en cuenta que debido a que estas artesanías son obras de arte hechas a mano, pueden no estar dentro del presupuesto de cada viajero.

Sin embargo, incluso si no puede comprar una carreta, en algunos casos los artesanos locales le permitirán ver mientras trabajan. Sarchí cuenta con dos fábricas de carretas que están abiertas a los turistas: la Fábrica de Carretas Eloy Alfaro y la Fábrica de Carretas Joaquín Chaverri. Debido a que los artesanos usan equipos tradicionales impulsados ??por agua en la fabricación de carretas, usted será transportado temporalmente al siglo XIX y tendrá una idea de cómo era la vida para la gente de esta área en ese entonces.

Las carretas de esta región ofrecen algo de interés para todos, independientemente de si les interesa el arte, la historia, la mecánica o la cultura tradicional.